• Manuel Elkin Patarroyo

    A finales de los ochenta Manuel Elkin Patarroyo saltaba a los periódicos de todo el mundo con la noticia del descubrimiento de la primera vacuna contra la malaria, cuyas investigaciones previas se habían desarrollado al margen de la industria farmacéutica. Ese acontecimiento no marcaba más que el inicio de una aventura que todavía sigue.

    Su enorme conciencia social le llevó a donar la vacuna a la Organización Mundial de la Salud (OMS). A este emprendedor de raza, el camino no le ha resultado sencillo. Actualmente, desarrolla su labor en Colombia, en condiciones de cierta precariedad.

    En 1994 recibe el Premio Príncipe de Asturias. Es un ejemplo de tesón y humildad combinada con una visión decidida, en pos de un sueño de justicia.